¡Saludos!

 

En medio de dimes y diretes políticos por los que atraviesa mi país, hice un alto y me puse a pensar en algo que básicamente debería ser correcto, pero que nunca habia visto algo escrito a cerca del mismo....

Y se estarán preguntando, que exactamente es lo que quiero decir, pues le explico que he estado en el campo de la política de Puerto Rico por 13 anos, y jamás había visto semejante situación. Las personas comienzan a realizar esfuerzos para que una persona o un candidato pueda llegar a la posición pública que este aspira. Muchas de las personas que realizan estos esfuerzos políticos lo hacen en busca de una oportunidad de empleo, en las mayoría de los ocasiones, y para ser realista en todas. No estoy insinuando que el acto que llevan a cabo estas personas es malo, o de cierta manera sea uno de oportunista. Pues en la realidad que nosotros vivimos, y en la tradición político-cultural que estamos, es común el que las personas se afilien a un partido de mayoría para de alguna manera u otra ver si existe una posibilidad de empleo. Estas personas hacen un esfuerzo magistral, una labor encomiable, tanto así que su candidato gana y los emplea en su administración. Después de mencionar todos estos hechos, hice un análisis de las actitudes, comportamiento, eficiencia, y fidelidad que tienen por generalizar algunos empleados públicos.

Si de alguna manera los empleados públicos necesitan o más bien dependen de una persona para permanecer en su trabajo, estos son tan irresponsables y tan insensibles. Mientras hacen campana, en muchas ocasiones, todo lo que dicen es que su deseo por trabajar en servicio público es incalculable, que las ganas de mejorar los servicios son inexplicables, pero ganan las elecciones y una vez son nombrados, se les olvida absolutamente el deseo que tenía de servir honestamente. La mayoría de las personas que trabajan en el servicio dependen de su jefe ejecutivo para permanecer en sus puestos, agencias, etc. Y mientras lo lógico es que defiendan a su jefe político, pues es todo lo contrario lo que hacen. No se preocupan en lo absoluto de la posibilidad que pueda tener su jefe de prevalecer, no apoyan las actividades que si jefe hace, pero a la hora de cobrar los días 15 y 30 son buenos.

Es increíble como los empleados públicos no valoran lo que verdaderamente significa ser un "EMPLEADO PUBLICO". No es muy difícil contestar a una interrogante como esta. Hoy día las personas que buscan trabajo o ser empleados por el gobierno son personas que no obtienen ningún grado de educación o simplemente ninguna especialidad. La problemática viene desde mucho hace tiempo, donde la carrera de Administración Publica no existía, y donde la frase trillada de "El trabajo del gobierno lo hace cualquiera" no es del todo correcto. No es hasta ahora, que vemos como las personas se fajan, se esmeran y  hasta son capaces de sangrar el sudor para obtener lo que buscan y de repente pierden el deseo y la voluntad de realizar sus labores. Aquí vemos como somos tan buenos para ir detrás de lo que realmente queremos, pero cuando lo obtenemos, ya no hacemos absolutamente nada para conservarlo y hacerlo por amor.

Aun así......nunca aprenderán el valor de seguir ayudando a la persona que los llevo a su trabajo.........por que simplemente ya consiguieron lo que querían y no les importa si su jefe prevalece o no.