Agradezco enormemente el que apoyen mis escritos, que de esta manera ustedes puedan identificarse y este servidor pueda llevar un mensaje positivo siempre.

          Desde niño la política para mí siempre fue un modo de expresar lo que mis padres seguían sin apenas  yo conocerla. Hace 13 anos, en Coamo la alcaldía era comandada por el Partido Nuevo Progresista, la segunda vez que sucede por división del partido Popular en este pueblo. Mi papa era una persona bien dada a conocer en Coamo por que también era defensor del Partido Popular. Una mañana soleada, llego a mi casa una persona joven, carismática e inteligente con deseos de aspirar a la alcaldía de Coamo. Mi papa recurre a ayudarlo y se convierte en Secretario General del Partido Popular en Coamo. Yo con apenas 9 añitos edad, me pasaba con mi papa para todas las actividades, radio maratones, bingos, happy hours, cierres de campaña, reuniones a nivel central y donde quiera que mi papa estuviese yo estaba. Así estuvimos cerca de 1 a 2 años hasta el día de las elecciones. Este día el pueblo se reunió en las cercanías del comité del partido para esperar los resultados electorales que tanto dolor de cabeza daban. El trabajo, la movilización, las actividades no fueron  en vano, ese día salió airoso quien es hoy día nuestro alcalde, Juan Carlos "Tato" García Padilla. La pasión por la política fue despertando en mí, y desde muy corta edad los gritos en el salón que me encontraba eran a favor del Partido Popular, gritaba a toda voz la famosa frase "Fuego Popular" o en numerosas ocasiones "Arriba La Pava". Todos mis lápices eran de Tato, hasta mis libretas tenían la foto del candidato que mi papa apoyaba, Tato García. Y así por años seguía defendiendo y discutiendo a favor del partido que defendía mi familia. No fue hasta que llegue a la universidad que decidí estudiar Ciencias Políticas, fue aquí que adquirí el conocimiento puro de la verdadera historia del origen de la política. Seguí militando en lo que era y es hoy el Partido Popular Democrático. ¿Y por qué? Por el hecho de que me encargue de estudiar el por qué mi familia apoyaba los postulados del Partido Popular. Podría decirles que la explicación seria que el Partido Popular le ha dado a Puerto Rico el mayor instrumento  de justicia social, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Pero lo que quiero que entiendan es que la política vas mas allá, va mas allá de gritar "Fuego Popular", incluso mucho mas allá de nuestra integridad partidista si aun no conoces lo que defiendes. Por años y años, el pueblo ha sido engañado, las personas que asumen cargos públicos hoy día no tienen el más mínimo conocimiento de la materia que practican. Las promesas de campañas cada vez son menos cumplidas. Los principales cuerpos legislativos se tildan unos a los otros de corruptos. El problema no es la política de nuestro pueblo, el problema está en nosotros. Hemos perdido la voluntad de realizar lo que queremos, hemos perdido la esencia del jibaro trabajador, pues ahora, lo que antes era un jibaro trabajador es ahora una palabra que es sinónimo de ignorancia. La voluntad es poca y la esperanza es mucha, y mientras existan personas ajenas a las situaciones diarias del país o más bien personas que prefieren ver el problema o la problemática de afuera no nos vamos a levantar. Tienen que existir personas que dirijan este país, personas capaces de comandar las gigantescas agencias públicas más importantes del país. Debemos reflexionar e incluso enmendar varias leyes que nos cohíben de tener crecimiento personal, económico y pueblerinamente. El verdadero problema del por qué la "Juventud" es reacia a la política, es porque la mayoría de las legislaciones, la mayoría de los procesos legislativos no son publicados y mucho menos discutidos ante el pueblo. Cada gobierno trae menos servicios gubernamentales. Y en el caso de que existan los servicios gubernamentales, las personas que administran las oficinas públicas no están capacitadas, educadas y orientadas para asumir estos importantes puestos. El gobierno ha sido el único autor de que los constituyentes no crean en la política pública. La problemática de color partidista a la hora de trabajar en el gobierno ha sido inmortal, pero todavía existen personas que tienen la esperanza de que un mejor gobierno sea posible. De que un mejor servicio gubernamental es posible, de que un sistema de merito es posible de implementar, de que los jefes de agencias les suministraran exámenes y probatorias a empleados públicos para un mejor funcionamiento público. Yo estudio Administración Pública, y me educo para servirle de manera honrada a un pueblo sin colores, que trabajar en el gobierno sea una profesión no una obligación.

          Y de esta manera seguiré escribiendo de lo que a mi entender hay que mejorar,  estoy seguro de que la política pública y el servicio público se puede hacer por vocación, que trabajar para el gobierno sea un honor y no una obligación. Los gobiernos son entes de administrar y gobernar de manera justa para el pueblo, en nuestra democracia es nuestra responsabilidad ser autores de lo que queremos.